Sólo usted tiene el poder para llevar a mi discurso, para que mi aliento y hacer que mi corazón se acelere. Sólo que, con este mal todo y su habilidad de ser distraído, me hizo descubrir mi verdadero “yo”. Yo me ocuparé de ti que me importa, nos importa. Siempre, siempre, de enero a enero.